Diferencias entre SEO y SEM

Los conceptos y las diferencias entre SEO y SEM son difíciles de entender en un principio, y comprenderlas es la clave para conseguir que de una vez la página web de la empresa empiece a recibir visitas y, más importante, conseguir clientes o ventas.

El SEO, o posicionamiento web, es el conjunto de acciones para conseguir que una página web aparezca de forma natural en los resultados de los buscadores, como Google o Yahoo. El beneficio es conseguir visitas y generar oportunidades de venta. Para ello tendremos que optimizar el contenido y los elementos del sitio web para hacerle ver a los buscadores que nuestra web es la idónea para satisfacer a ese usuario que busca la solución a una necesidad. También se puede aplicar a webs en las que el usuario puede hacer búsquedas en su interior, como Amazon).

El SEM por su parte consiste en poner anuncios para aparecer en esos buscadores, es decir, pagar a los propios buscadores para que muestren una página web en las búsquedas relacionadas con nuestro negocio.

En la imagen inferior se diferencian los dos tipos: el primero es un anuncio de SEM, el siguiente es el primer resultado orgánico (SEO).

diferencias seo sem

Diferencias entre SEO y SEM

Mismo objetivo, distinto modo de conseguirlo

De estas definiciones surgen tanto disparidades como similitudes entre SEO y SEM. De hecho, la principal razón por la que al principio cuesta entender y distinguir qué es SEO y qué es SEM es que ambas comparten el mismo objetivo. Si bien es cierto que lo cumplen de formas diferentes.

Este objetivo, como hemos comentado, es aparecer en Google cuando el cliente busca nuestro producto o servicio.

El SEO es el modo «gratuito”, ya qué no se paga cuando un usuario hace clic en el resultado, mientras que con SEM, se paga a Google cada vez que un usuario entra en la web a través de un anuncio.

Gratuito entre comillas porque para conseguir que tu página web aparezca en las primeras posiciones de forma orgánica debes hacer una inversión previa. El coste de formar a alguien en la empresa para que optimice la web, o contratar un experto SEO freelance o una agencia, junto al esfuerzo de conseguir enlaces que apunten a tu web para que consiga autoridad.

Coste

Ya que se ha mencionado este factor, que es una de las diferencias entre el SEO y el SEM, pasemos a analizarla:

Como hemos comentado respecto al SEO, hay que contar con  formación o contratación de una persona que optimice la web más el precio de promocionar el negocio en otros medios digitales. ¿Cuánto es exactamente? No es posible dar una cantidad estándar, ya que depende del estado de la web -si se diseñó correctamente y tiene una buena base para posicionar o no-, su tamaño -no es lo mismo una web corporativa con 5 páginas que una tienda online con cientos de productos-, los objetivos que se persiguen -según la ambición de resultados- y la competencia.

El SEM requiere una inversión mensual para la campaña publicitaria, que dependerá del tráfico (visitas) que se quiera recibir en la web. En pymes suele oscilar entre los 100-500€ mensuales, mientras que grandes empresas pueden desembolsar miles de euros diarios, dado que el número de búsquedas diarias en Google se cuentan por millones. Para una correcta campaña SEM que dé resultados también hay que contar con el coste de formar o contratar una persona que se encargue de ello, al igual que en SEO, aunque en este caso suele ser inferior. También se puede echar mano de un especialista SEO SEM que dirija ambas estrategias conjuntamente, para aprovechar una optimización de recursos.

Conclusión

El SEO requiere una inversión inicial mayor, consecuencia de tener que optimizar el sitio web, pero una vez que se posiciona la web este coste puede llegar a eliminarse (puede, ya que se puede seguir para ampliar o alcanzar nuevos mercados).

El SEM es una inversión menor al inicio pero constante durante el tiempo que se haga, por lo que a largo plazo el SEO sale más barato.

Tiempo en obtener resultados

El SEM da resultados inmediatos. En el momento que empiezas a pagar obtienes visitas y clientes potenciales. Es por tanto una estrategia muy efectiva para empezar un proyecto o una marca nueva. Si se hace correctamente, gracias al retorno de la inversión puede ser una estrategia duradera que otorga un flujo constante de clientes (y ascendente si se reinvierte beneficios en aumentar su alcance).

El SEO por su parte es progresivo, y empieza a obtener resultados al cabo de los meses. Varía según la competencia. Palabras clave con menos búsqueda se puede posicionar en un par de meses, mientras que las búsquedas más comunes de un sector requieren paciencia debido a que hay que no sólo hay que hacer una optimización dentro de la web si no una estrategia de promoción en otras webs para conseguir una autoridad similar o superior a la competencia que ya ha hecho ese posicionamiento anteriormente.

Conclusión

Esta diferencia entre ambas estrategias puede distorsionar, ya que suena mucho mejor el SEM. Es cierto que el SEM permite recuperar la inversión y obtener clientes muy rápido, pero el posicionamiento SEO, a pesar de requerir más tiempo, sus resultados se mantienen y mejoran con el tiempo, convirtiéndose en un recurso permanente para hacer marketing y ganar reputación.

Contenido

Las páginas que se posicionan en SEO están cargadas de contenido de calidad, útil y relevante para el usuario. Generalmente tienen mucho contenido en forma de texto, imágenes y vídeos que responden a una intención de búsqueda específica.

Las páginas que aparecen en los anuncios de SEM son por el contrario más comerciales. Landing pages orientadas a captar al cliente con mensajes directos, que no necesitan tanto contenido pero si enfocarlo a que el usuario realice la acción que se busca con la campaña.

No obstante, la calidad de la página de destino y la experiencia que recoge Google de los usuarios es fundamental, pues de ella dependerá que el coste por clic o conversión aumente o disminuya.

Conclusión

Ambas tienen su complejidad, pues las páginas enfocadas a SEO suelen tener mucho contenido y las enfocadas a SEM requieren un estudio previo para saber que mostrar exactamente al cliente para convertirlo en cliente.

Lugar y apariencia

Los anuncios de SEM tienen un espacio privilegiado al principio de la página, por encima de los resultados orgánicos de SEO, y al final de la página, justo después de dichos resultados. Lógicamente, los de arriba cuestan más que los de abajo.

Los resultados de SEO por tanto aparecen arriba del todo cuando no hay anuncios (no todas las búsquedas tienen anuncios) y de haberlos ocupan las posiciones centrales, entre medias de los anuncios y otros formatos que pueden aparecer como mapas o imágenes de producto, por ejemplo.

El otro factor relevante es que los resultados en SEO aparecen siempre, mientras que los anuncios por SEM aparecen en ocasiones, según la inversión que se haga aparecerán un número determinado de veces en las búsquedas, y puede ser tanto arriba como abajo.

Conclusión

Los anuncios SEM tienen una posición privilegiada, siendo los primeros en verse cuando ocupan uno de los anuncios de la parte superior, pero en un número determinado de ocasiones, mientras que los resultados orgánicos aparecen en todas las búsquedas, pero por debajo de los anuncios.

¿Cuándo utilizar SEO y SEM?

Una vez comprendemos cómo es cada estrategias y las diferencias entre SEO y SEM, llega el momento de saber cuándo utilizarlas, y si pueden utilizarse juntas o por separado.

SEO + SEM

Esta es la recomendación general, dado que permite obtener visitas desde el primer momento gracias al SEM mientras se realiza el proceso de posicionamiento, y una vez que el SEO se posiciona, el negocio se asegura la visibilidad en todo momento con las palabras clave posicionadas en los resultados orgánicos complementándose con los anuncios, que darán mayor visibilidad cuando aparezcan.

SEM

Para estrategias puntuales, cómo promocionar ofertas temporales o en periodos de alta demanda, como Navidades en caso de productos, vacaciones en caso de viajes, o verano en caso de productos estacionarios como productos de playa.

Una práctica habitual, con la que negocios aprovechan las campañas de Google ads, consiste en pujar para aparecer en búsquedas de la competencia. Esto se debe a que hay marcas que tienen muchas búsquedas -por ejemplo «zapatillas nike»-, y que por la naturaleza de la búsqueda es díficil aparecer orgánicamente en ellas.

SEO

Cuando el negocio tiene otros canales de venta funcionando y lo que se persigue sobre todo es reconocimiento de marca y reputación a largo plazo, puede ser suficiente con hacer una estrategia SEO.

En los casos en que el SEM da resultados pero se ha alcanzado el punto óptimo de demanda y no compensa recibir sobre demanda, pausar la campaña SEM puede ser más rentable dado que se ahorran costes al reducir una inversión publicitaria que no se necesita.

Esto puede ocurrir cuando se ha hecho SEO+SEM y el posicionamiento SEO se ha hecho tan bien que los resultados que se obtienen por este único canal son suficientes.

En definitiva, si se está considerando introducir marketing digital en un negocio, lo ideal es empezar con SEO y SEM, SEM para crear demanda desde el inicio mientras se trabaja el posicionamiento en SEO, y una vez que despega el SEO valorar si es necesario mantener el SEM, o cambiar la orientación de las campañas a un nuevo mercado, y así sucesivamente.

Contacto

¿Tienes todavía alguna duda o quieres asesorarte por un consultor? Ponte en contacto a través del modo que desees: 

695 81 73 31

pablo@mznbrand.com

Envía tu consulta para que te contacte